miércoles, 26 de junio de 2019

NUNCA VUELVAS
A DECIR NUNCA



Dijiste una vez: ¡Nunca...! Hoy es olvido
de mis verdes prados, de tu nieve fría...
Dijiste que era siempre la alegría
lo que habría llegar, más que lo ido.

Nada ya sé de ti, del tiempo huido
que dejó de fluir, al fin, un día.
 La sombra del no ser, cruel tendía
un negro velo sobre el Mar perdido.

Si nunca yo te vi, ni pude verte,
al fin se cierra el ciclo de la nada.
Tampoco más te oiré, porque tenerte

juego fue de ficción... Imaginada
locura sin razón, pasión inerte,
ojo sin nada ver... y sin mirada


Luis Madrigal







lunes, 24 de junio de 2019



EL HUMANO VIVIR, RECLAMA EL CIELO

Ya no más. dice al cabo el pleno día,
ni más duda, ni dolor, ni cieno...
Tan sólo bien, que solo lo que es bueno
frente al mal, que no cesa, viviría

Nunca el bien, junto al alma dolería,
ni sembraría el odio, que es veneno,
ni el rayo anunciaría nunca al trueno,
ni el fuego que destruye quemaría.

Este es el fin... Y andar a él camino,
es quehacer y tarea. Y es anhelo
de justicia, de paz y del destino

del hombre que se arrastra por el suelo...
Para volar, cantar y alzar el trino
que al humano vivir reclama el cielo.


Luis Madrigal











domingo, 23 de junio de 2019



EN SUELO ÁSPERO Y DURO

Cae el sueño sutil sobre los ojos
que nada ven, ni el día abre la puerta
al recio paso... Ni a la apagada fuerza,
y al yo que anda, sin ansias y sin techo,
para poder volar, sólo el suelo se ofrece. Calla el viento.
El suelo duro, áspero e hiriente,
está lleno de canchos de dientes afilados
que sostienen los pies descalzos con que inciden
sobre el camino incierto...
El que conduce, tal vez, a la esperanza.
Quizá, a ninguna parte
perdida y escondida entre la niebla.


Luis Madrigal






sábado, 22 de junio de 2019



YA NO HAY VERANO



A todos los Aristoi, ya muertos
y a los pocos que sobreviven en la más densa sombra



Camino entre colores de verano,
sin color y sin sangre, sin camino.
Sin la fuerza que lleva hasta el destino
de una verde pradera junto a un llano.

Ya no tengo, si acaso, más de humano
que la sombra que arrastro, tan cansino,
de la nada que aplasta peregrino,
aun de mi ser divino tan cercano.

Volaron, como pájaros, las flores
de aquellos días azules, tan lejanos,
donde, no están  -¡que viven!-  los mejores.

Al rojo atardecer, alzo mis manos
suplicando a lo Alto los valores
que, entre rosas, hollaron mil enanos.


Luis Madrigal


Madrid, 22 de Junio de 2019











martes, 28 de mayo de 2019

UN TIBURÓN MORIBUNDO


EL GRAN TIBURÓN BLANCO




Los tiburones, en general, son esas bestias marinas, maravillosos nadadores entre dos aguas, y en todas las aguas, especialmente en las revueltas, que se deslizan  por los oceános tan silenciosamente como para que ningún otro ser viviente pueda sospechar, ni advertir aún desde muy lejos, sus aviesas intenciones. De entre todos ellos, especie sumamente peligrosa y desgarradoramente mortífera es el tiburón blanco. Se le llama también gran tiburón blanco, tanto por su tamaño y peso, como por el color, pese a que éste sólo es blanco en su parte ventral, mientras que la dorsal es gris o azulada.  Este patrón, común en muchos animales acuáticos, sirve para confundirse con la luz solar (en caso de mirarse desde abajo) o con las oscuras aguas marinas (en caso de hacerlo desde arriba), constituyendo un camuflaje tan simple como efectivo. Se le llama también, a veces, jaquetón blanco, pero sin duda el nombre que mejor puede identificarle es el de marrajo.

En 1758 Carlos Linneo dio al tiburón blanco su primer nombre científico, Squalus carcharias. Andrew Smith, en 1833, le llamó genéricamente Carcharodo, y en 1873 el nombre genérico fue identificado con el nombre específico de Linnaeus y el nombre científico actual, Carcharodon carcharias. Carcharodon viene de las palabras griegas καρχαρίας karcharías, que significa "agudo" o "dentado", y οδους, odous, que significa "diente".

Los tiburones blancos se caracterizan por su cuerpo fusiforme y gran robustez, en contraste con las formas aplastadas que suelen lucir otros tiburones. El morro es cónico, corto y grueso. La boca, muy grande y redondeada, tiene forma de arco, como suele llamarse también a las porterías de fútbol. Permanece siempre entreabierta, dejando ver al menos una hilera de dientes de la quijada superior y una o dos de la inferior, mientras el agua penetra en ella y sale continuamente por las branquias. Durante el ataque, las fauces se abren hasta tal punto que la forma de la cabeza se deforma pues la mandíbula se proyecta, y se cierran luego con una fuerza 300 veces superior a la de una mandíbula humana (12-24 toneladas).

En este momento, se considera que el tiburón blanco más grande del mundo, se llama Deep Blue, de unos 50 años, con unos seis metros de longitud y 2,5 toneladas, que fue visto por vez primera en California y ahora, últimamente, vive en Hawai, uno de los paisajes submarinos más fascinantes del mundo. Su fauna marina es muy rica y por ello son muchas las personas que acuden cada año para contemplarlo. Es el caso de los submarinistas Mark Mohler y George T. Probst, que junto a la fotógrafa Kimberly Jeffries, trataban de fotografiar el fondo del mar, cuando se encontraron con la bestia. Sin embargo, pese a lo observado, los citados submarinistas, en unión de algunos biólogos marinos, han propuesto que esta peligrosa especie se denomine científicamente Carchadoron florens, o bien Florentinus cracharias.

Sin embargo, hacen también notar tales científicos, que afortunadamente parece ser que esta ambiciosa especie se encuentra ya en extinción, tal vez porque, pese a su perverso instinto y su cruenta voracidad, lleva ya más de una década sin poder comer nada. Y, cuando ha mordido con todo el poder de sus macabras fauces parece ser se le ha indigestado la presa, hasta el punto, no de devolverla al mar, puesto que estos escualos jamás devuelven nada a nadie, sino más bien convulsionado todo su enorme cuerpo, y entre los estruendosos gritos de las olas enfurecidas, algunos dicen que prácticamente está ya muerto. Otros, aún conservan la vana esperanza de que navegue al pairo, arrastrado por las corrientes rumbo a alguna playa solitaria y aburrida.

Luis Madrigal


https://youtu.be/lIMokbMWz9o


miércoles, 17 de octubre de 2018


EL SEÑOR

DON CARLOS TOBES GONZÁLEZ
INGENIERO DE MINAS


Recibió cristiana sepultura
en el día de hoy, 17 de Octubre de 2018
en la Sacramental de Santa María, de Madrid,
su ciudad natal, entre el cariño de sus seres más queridos
y de sus buenos amigos.

Que el Señor le otorgue el descanso eterno
y brille para él la luz perpetua




A CARLOS TOBES
EN EL DÍA DE SU MUERTE

Al fin te fuiste, Carlos, pero vives
en lo más alto, tras de tu existencia.
Ahora eres  -tan sólo-  pura esencia,
del principio y del fin... Ahora percibes,

bajo tierra, la luz. Ya no recibes
el frío ni el calor, la fe, la ciencia...
Ahora, ríes al fin y, aunque tu ausencia
lleve a los ojos llanto, tú pervives.

Sin duda, bien ya sabes lo que ignoro
y de lo cierto la verdad más pura.
Envíanos un rayo, te lo imploro,

de la luz que te sobra y la hermosura
del Jardín en que habitas, aunque lloro,
calmará mi vacío y la amargura.

Luis Madrigal





jueves, 5 de octubre de 2017

UN NUEVO LÍMITE




¡¡VIVA ESPAÑA!!

(POR LA REDUCCIÓN MILITAR DE LA SUBLEVACIÓN, SEDICIÓN
Y TRAICIÓN DE CATALUÑA)





Hizo ya dos años, el pasado 25 de Septiembre, desde que yo escribí en este mismo humilde lugar la entrada de aquella fecha, en el año 2015.

Acompaño, por si pudiera ser de interés a alguien, el enlace: http://luismadrigal.blogspot.com.es/2015/09/en-el-limite.html

Entonces, titulé aquella entrada "EN EL LÍMITE, ADIÓS, CATALUÑA, ADIÓS". Con un subtítulo significativo ("Por la independencia de España"). De nada me retracto de cuanto entonces dije. Cataluña  -esa Cataluña de los catalanes que odian a España-  dejó de existir, para mí, aquel mismo día, sin que, en estos dos años, me haya acordado para nada de ella. España, en cambio, no. España, que es mi Patria, continuó y continúa, siempre inmortal y eterna, en mi corazón. Por ello, hoy, le he dado la vuelta al título de aquella entrada, haciéndolo girar ciento ochenta grados.

Y por ello, este insignificante mortal que soy yo, tan insignificante y pequeño como la inmensa mayoría de los de mi misma especie y condición, levanta hoy la Bandera de la nación española  -rodeada de tantas otras dentro de sí misma que apenas si puede respìrar-  para suplicar a los Poderes públicos del Estado, en el recuerdo de su glorioso pasado, y en el de tantos españoles gloriosos, muy pocas cosas: Que, sin más dilación, se suspendan las garantías constitucionales y el gobierno autónomo en aquel lugar (el cuadrante nororiental de la Península Ibérica); se produzca la intervención de nuestras Fuerzas Armadas; se decrete e implante el toque de queda; se proceda a la detención, prisión provisional y puesta a disposición de los Tribunales de Justicia  -naturalmente del orden jurisdiccional penal-  de cuantos sujetos resulten sospechosos, para el enjuiciamiento y condena de los mismos, si procediere previa práctica de la prueba que en Derecho resulte pertinente, por los delitos de rebelión, sedición y traición. Con el cumplimiento real e íntegro de las penas que procedieren, de igual modo que, en su día, cumplió la que justamente se le impuso el Teniente Coronel Don Antonio Tejero Molina.

¡Viva España! ¡Viva Cataluña española! ¡Vivan todos los catalanes que también se sienten y quieren ser españoles!


Luis Madrigal