lunes, 28 de diciembre de 2009

¡POBRES HOJAS...!




HOJAS CAÍDAS

¡Pobres hojas, caídas de su vuelo,
que fueron verdes cuando el sol brillaba...!
Ahora, su vieja sangre se ha hecho suelo
al que la recia copa ayer velaba,

cuando la luna, con amor, temblaba,
guiñando su reflejo desde el cielo,
y el sol del día, duro, lo abrasaba,
sirviendo a los humanos de consuelo.

Ya no saben los pasos del camino
que esas hojas, hoy muertas, son aquéllas
que cobijaron antes su destino.

Perdieron su esplendor... Ya no son ellas,
pero, aun mohosas o sin tallo fino,
aquellas hojas siguen siendo bellas.


Luis Madrigal


A las hojas muertas de mi camino,
a las que, con amor, evito pisar






6 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Salud por las hojas que se fueron, y por las que pronto nacerán. Un abrazo para ti amigo, mi copa de champagne alzaré por ti.
Un abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Gracias Taty. Yo también brindaré por ti y por tu felicidad. Epero que en el nuevo año podramos cooperar reciprocamente en nuestras inquietudes personales. Me interesa mucho poder saber cosas de Chile, además de lo que ya sé de Argentina y Uruguay. El llamado "Cono Sur" de nuestra América, llama poderosmente mi atención e interés personal. !Feliz Año Nuevo!. Un cariñoso saludo. Luis Madrigal.-

Mariana dijo...

Luis...también las hojas secas tienen su belleza...para mí no mueren..."se transforman"...
Bellísimos tus poemas.
¡FELIZ AÑO NUEVO 2010 ! para tí y seres queridos.
Cariños de Mariana

Alicia María dijo...

El eterno retorno.
Es hermoso leerte Luis.
Te dejo un abrazo.
Alicia

Luis Madrigal Tascón dijo...

Te comprendo muy bien, Mariana y, en una gran parte, estoy de acuerdo contigo. "Transformarse", no es morir, pero creo que sólamente nosotros, los humanos, podemos transformarnos, al pasar de una vida (la que tenemos en el tiempo) a otra Vida, la verdadera, en la que ya pasó todo cuanto fuimos. Las hojas, no. Ellas,son las únicas que mueren de verdad, eternamente. Un beso. Luis.-

Luis Madrigal Tascón dijo...

Gracias, Alicia. No puedo decir lo mismo, porque ya hace días que acudo a tu Blog y compruebo que no se mueve. Tienes que "retornar" tú también, como las hojas de los árboles, ahora que ya estás en en Verano. ¿De qué si no podemos nutrirnos -en el sentido menos gastronómico del término- quiénes nos encontramos sumidos en el viento y la lluvia? Espero poder leerte yo a ti muy en breve. Por favor, dime cómo resplandece el sol austral. Un beso. Luis.-