miércoles, 10 de marzo de 2010

¿SE HA REHABILITADO GOEAR?


Por pura casualidad, he podido observar en algún sitio que Goear reproducía música, con su habitual seriedad, esto es, sin la deplorable y chabacana publicidad con la que nos flageló y sorprendió tan desagradablemente en fechas no lejanas, obligándonos, en justo homenaje al buen gusto, a retirar de nuestras entradas (no es que trate de emplear por mi parte el plurar mayestático, ni tampoco el de humildad, sino el plural en su más estricto sentido gramatical), puesto que fuimos muchos, o al menos varios, los "damnificados" por aquel brusco atropello. Y, como digo, hoy he vuelto a encontrarme con el Goear de siempre, que, cuando no incurre en ese tipo de obscenidades estéticas, es sin duda el mejor, sobre todo porque permite subir a él, para después trasladar a Blog la música propia. Asi, pues, aunque no me hago yo demasiadas ilusiones, en el sentido de que no vaya a volver a las andadas, he decidido probar y acabo de subir, de mi propia discoteca, el allegro con brío de la Sinfonía Nº 25 de Mozart, que tanto me gusta, como, muy en general, todo lo que compuso el genio de Salzburgo. Asi es que, ya veremos. Si Goear persiste y persevera en su arrepentimiento, he aquí, por mi parte, no diré un nuevo "hijo pródigo", puesto que aquel hijo se fue de la casa de su buen padre, sin ningún motivo, para pulverizar su fortuna en toda clade de vicios, mientras que yo, más bien al contrario, he salido virtuosamente de puntillas de la indicada plataforma musical, cuando ésta decidió profanar, no ya sólo a Mozart sino a cualquier músico que pudiera considerarse propiamente tal. Porque, aquella letanía initeligible (parece ser que anunciando un refresco o similar), podría venir bien para acompañar a la "música" de Joaquin Sabina, por poner un ejemplo, aunque los hay mucho peores, pero no para profanar a Mozart. Veremos, amigos, qué es lo que pasa. Allá voy. Luis Madrigal.-



1 comentario:

Mercedes dijo...

Sí señor, así es como tiene que sonar, libre de la basura. Me encanta Mozart, que digo me encanta, padezco mozartmanía.
Gracias. Hasta pronto.