martes, 15 de marzo de 2011

MIS TRES ÚLTIMOS SONETOS, DE EXTREMA DESPEDIDA, AL AMOR LEJANO E IMPOSIBLE (II)





II


QUERÍA VER EL SOL Y VI UNA ESTRELLA



Quería ver el sol, y vi una estrella
que en cobalto tapiz, azul brillaba.
Creí con ilusión que me esperaba,
mas, no podía ser… ¡Era tan bella!

Pasan y pasan noches… Como aquella,
otra nunca hallaré… Ella pasaba
en busca del amor, que no encontraba,
y el amor la encontró antes a ella.

No pudo comprender que sólo es una
la ocasión que la vida amor ofrece
y, sin amor, aun cerca de la luna

pudo alcanzarlo ni cuando amanece…
Por ello, se apagó, sin que ninguna
brille más con su luz si ya anochece.



Luis Madrigal








6 comentarios:

Francisca Quintana Vega dijo...

Es un soneto maravilloso.


Un saludo

Ángeles Hernández dijo...

Querido Luis:
tienes un don especial para hacer espléndidos sonetos, ¡quién pudiera!, pero ¿por qué siempre buscas amores imposibles?.
Claro que los posibles no suelen generar poemas tan bellos, ¿o sí?.

Un abrazo Á.

Balovega dijo...

Bella noche..

Un gusto venir a leerte y disfrutar de tu bella entrada… buena semana..

Besos de lindos sueños

Luis Madrigal Tascón dijo...

Muchas gracias, Francis. Tú también puedes escribirlos, incluso mucho mejores. Recuerda que tan sólo es el sentimiento lo que determina la expresión, y tú sientes con intensidad y gran delicadeza. Mi más cordial saludo. Luis.-

Luis Madrigal Tascón dijo...

Querida Ángeles: Muchas gracias por el elogio. Los amores imposibles, no se buscan, se encuentran, y tengo la impresión de que el amor, sea imposible o posible, siempre puede inspirar, no la belleza que tu bondad te hace apreciar en los que yo escribo, sino la verdadera, la más sublime de todas ellas. Un beso. Luis.-

Luis Madrigal Tascón dijo...

Mi querida, ya amiga, Balovega: Muchas gracias también por tus amables palabras. Puedo y debo decirte que he metido ya la nariz en tus dos Blog, y que sinceramente me parecen de gran interés y de una notable belleza plástica. ¿Eres pintora, o algo así? No he tendio aún tiempo de "explorar más", pero sí debo decirte algo: Por favor, no te escondas tras esa muñeca de trapo, porque me parece, a simple vista, de que tú eres mucho más guapa. Asi es que no te sitúes en segundo plano. Además, habiendo nacido en Chamberí, tienes que saber pisar con garbo. Ya sabes, paga el Ayuntamiento... Mi cordial saludo. Te visitaré despacio. Hasta cuando quieras. Luis Madrigal.-