miércoles, 27 de abril de 2011

TRES SONETOS A LA MISERIA HUMANA (I)




Bendita sea por siempre la lluvia
que arruinó las procesiones de Semana Santa


 

I


A LAS RECIENTES LLUVIAS DE ABRIL


Cae la lluvia de Abril, como si fuera
un río desbordado, que del cielo
a la tierra reseca, su consuelo
trae con urgencia, antes de que se muera.

¡No ha de morirse, no…! Yo bien quisiera
luciese luego el sol con tanto anhelo
que, en pleno Julio ya, sin tan gris velo,
nazca el grano que morirá en la era.

El fruto que, a los más débiles seres
de la tierra, sus cuerpos alimenta,
librados de avarientos mercaderes.

Si, con amor, sin fuerza violenta,
unos pocos declinan los placeres
y coma así una multitud hambrienta.


Luis Madrigal
 
 
 
 
 
 
 
 

3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Sí, a veces llueve más de la cuenta, pero si al caso lloviera escuchando esa melodía no me importaría la inundación.

Precioso soneto como siempre.

Las fotografías también son bellas.

Un fuerte abrazo.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Luis:

La lluvia es una bendición del cielo, pero a veces la naturaleza se ensaña con los más pobres, como está sucediendo actualmente en mi país.

Bello soneto, como todos los tuyos.

Abrazos.

Ángeles Hernández dijo...

http://angeles-piensoluegoescribo.blogspot.com/

Hoy me conformo con comunicaste la nueva dirección de " pienso luego escribo " por si quieres seguir cerca.

Gracias y un abrazo. A.