viernes, 22 de abril de 2011

VIERNES SANTO (II) CRISTO, HA MUERTO... POR NOSOTROS, POR MÍ




NO ME DEJES, SEÑOR
 

Siglos y siglos, siempre suspirando,
muriendo siempre, en esa Cruz clavado;
ni un segundo tan sólo nunca amado
por el hombre, y al hombre perdonando.

¡Baja ya de tu Cruz, Jesús…! Mirando
mi torpe aliento, tan desesperado,
mi negra ingratitud, mi gesto airado,
no merezco, Señor, seguirme amando.

Mas, si Tú me abandonas, oh Dios mío,
¿quién me amará…? ¿Cómo andar el camino?
¡Perdona, una vez más, mi desvarío!

Nunca abandones a quien su destino
un día otorgaste, con el poderío
de ser hecho a tu imagen… ¡Tan divino!



Luis Madrigal
 
 
 
 
En la imagen de arriba, "Cristo crucificado"
Dómenikos Theotokópulos (El Greco)
(Heraklión, ó Candía, 1541 - Toledo, 1614)
 
 

3 comentarios:

Rosa María dijo...

Cuando se escribe con la emoción del alma es fácil hecer una oración tan real.
Un saludiño

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana te da infinitas gracias por concedernos el honor de ser testigos de tu bellisima oración, un besin muy grande magno poeta.

Pluma Roja dijo...

¡Magnífica oración! Pronto será domingo de resurrección.

Un fuerte abrazo.

Hasta pronto.