lunes, 2 de abril de 2012

¿DE QUÉ VALE EL SILENCIO SIN UN BESO?



AUNQUE EL SOL PUEDA ABRIRSE
ENTRE LAS RAMAS


¿De qué sirve el silencio sin un beso,
aunque el sol pueda abrirse entre las ramas
de un árbol, y de mil, si no me amas
y de tu amor yo sigo estando preso?

No hablaré, si no quieres… Mi embeleso
se perderá en el aire, entre las llamas
del fuego que me abrasa y las retamas
arderán arrastradas por mi peso.

Nunca podría herir lo que has querido,
al sonreír tus sueños con dulzura,
por más que mi sentir no sea sentido.

Mas, olvidar por siempre tu ternura
y sepultar mi eco en el olvido
sólo tendría el color de la amargura.




Luis Madrigal





6 comentarios:

Alicia Abatilli dijo...

Una respuesta soberbia a mi poesía.
Mejor que la mía, como siempre, Luis.
La llevo conmigo, quiero la acompañe.
Gracias.
Un abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

No creo que sea mejor, Ali. Pero, también como siempre, es tuya y puedes hacer de ella lo que desees. Un beso. Luis.-

Alicia María Abatilli dijo...

Publico aquí mi poesía originaria, para que acompañe la tuya:

Prefiero el silencio,
para disfrutar el abrirse del sol entre los árboles.
Es tan dulce la melodía de las hojas con el aire.
No hables, no quiero escucharte.
Que tus labios dejen escapar un beso,
lo que digas, puede lastimarme.
Un beso sólo puede transportarme
al lugar donde todo tiene sentido.
Tus palabras hablarán de lo no querido,
a su paso dejarán el color del olvido.
No hables, son tan majestuosos tus labios.
No los desdibujes, los prefiero sonriendo
para que luego florezca en besos tu recuerdo.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Luis:

Como siempre lo haces, hoy nos regalas un excelente soneto.

Un abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Muchas gracias, Rafa. Me he limitado tan sólo a responder al bellísimo poema de Alicia, edulcorado con su voz de ángel. Gracias, Rafa. Un abrazo. Luis.-

María Bote dijo...

Bellísimo soneto, luis, me encanta leerte.

Buena Semana Santa y, mejor Pascua de Resurrección, amigo poeta.

Besos. María