martes, 17 de abril de 2012

SONETO A ALICIA MARÍA ABATILLI DE UN ESCONDIDO ENDECASÍLABO



¡NO ME DEJES, ALICIA...!


No me dejes, Alicia, yo te quiero
y sé muy bien que tú puedes amarme.
En mi oscura vigilia, el ayudarme
a encontrar once sílabas, espero

sin duda será siempre el verdadero
cantar que un ruiseñor quisiera darme.
Cuando esté triste, alegre consolarme
y así oír su canto placentero.

¿Por qué, si no, piensas que, entre tu manto,
me escondí, anhelante, una mañana?
¡Mírame bien…! Escucha el dulce canto.

Deja al amor abierta tu ventana
y verás en la noche, sin espanto,
que busco en ti la estrofa soberana.



Luis Madrigal





Claudio Monteverdi
Augellin, che la voce
(Madrigali Concertati)

2 comentarios:

María Bote dijo...

Mi aplauso encendido para este preciosísimo soneto.

También yo improvisé uno allí mismo en su blog, mas tiene un par de erratas por la premura.

Saludos, amigo poeta. María

Alicia María Abatilli dijo...

Querido Luis.
Mil gracias, engalanas mi humilde poesía.
La vistes de fiesta.
Un abrazo