domingo, 23 de septiembre de 2012

SÓLO PODRÁN VERLO MIS OJOS



ANTES DE QUE YA NO ESTÉ AQUEL RÍO


Trae otra vez el aire un dulce acento
que, sin poderlo oír, mi alma conmueve.
Dentro de mí lo escucho, ahora que llueve
cuando la flor se apaga… En un momento

un nuevo fluir escucho y lo que siento
dentro de mí suspira… Impulso leve
que a un huracán suplica que lo lleve
hasta el lejano Sur, un día y ciento.

Y así, sin más, alcanzo nuevo brío
y mi latido encuentra nueva suerte,
sin ver, mirando el agua de aquel Río

que con su luz la luna hace más fuerte,
antes que el tiempo arrase mi albedrío
y a mis ojos lo oculte al fin la muerte.



Luis Madrigal




2 comentarios:

María Bote dijo...

¡Ay, el dulce acento del aire...bello soneto portador de bellísimas metáforas.

Saludos afectuosos, amigo poeta Luis.

María

PiliMªPILAR dijo...

¿Puedo quedarme un ratito en este blog?
"Sospecho que del aire
nunca surtiera efecto la hermosura
prendida entre las luces de un soneto.
Y así fuera, y quedéme tan prendada,
que en rigor con dos versos tuve ejemplo"

Saludos desde este aledaño aragonés, Zgza.