sábado, 15 de diciembre de 2012

AUN SIN NIEVE



YA SE VEN BROTES DE NAVIDAD


Hoy ha brillado el sol desde el comienzo del día, empujando las densas nubes que días pasados derramaron el fruto de su vientre. Lo llevaron hacia el Norte, donde las olas del mar levantan barreras y violentos muros, tan sólo para arrasar las débiles hojas de los árboles, ya húmedas y vencidas, en un esfuerzo desproporcionado y baldío. Los navegantes empero, habrán de amarrar sus navíos para que el bravío Cántabro, enfurecido, no los engulla, sepultándolos en sus abisales entrañas. Mas, en la llanura, el sol acaricia la mirada de los caminantes y, en la Ciudad, comienzan a surgir los signos de la Navidad, siempre escondida en la Historia, pero siempre viva y eterna. Tan sólo falta la nieve. Pero, muy pronto, pese a la penuria de los tiempos, Madrid volverá a ser un ascua de luz.

Luis Madrigal




7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿De que fábrica son esas campanas?

Luis Madrigal Tascón dijo...

Habitualmente, me niego a dialogar con "Anónimos", porque todo anonimato, en sí mismo, es una cobardía y una falta de respeto. Pero, por una vez, y por trarse de campanas, le diré a usted que las fabrico yo mismo, aquí en mi propia casa. ¿Es usted de la competencia?. Un saludo. Aprovecho para sugerirle que es de buena educación despedirse del interlocutor, aunque usted no lo haga.

María Bote dijo...

Me he quedado admirada, amigo luis, al leer que, tú mismo fabricas las campanas en tu propia casa ¿Hay algo más bello que ser fabricante de campanas? Yo creo que no porque, desde pequeña, me han fascinado y, siguen fascinándome las campanas.

Gracias, Luis por esta preciosa entrada y, muy feliz Navidad para ti y los tuyos.

un abrazo. María

Alicia María Abatilli dijo...

Hola, campanero.
La nieve ya llegará, no te preocupes, y lavará tanta pena, así será.
No te preocupes por el anónimo, no lo retes, al menos se tomó el trabajo de hacerte una pregunta.
Te dejo un abrazo.
Gracias por este tañido.

Luis Madrigal Tascón dijo...

¡Hola, Alicia, cuanto tiempo sin saber de ti! Si necesitas alguna campana para la Iglesia de Candonga, no tienes más que decírmelo. La fundiré enseguida, con una aleación de plata. Un beso. Luis.-

Luis Madrigal Tascón dijo...

Muchas gracias, María. También, si lo deseas, te haré otra para la Iglesia de Almendralejo don de fue bautizado Espronceda. Un abrazo. Luis.-

Alicia María Abatilli dijo...

Una campana necesito, pero para mí. Para recordarme que estoy cerca de la alegría cada vez que la vea.
Abrazos, Luis.
Tampoco sabía lo de las campanas, me asombras, la verdad que sí.