jueves, 7 de noviembre de 2013

OTRO SONETO YA CASI AL FINAL DEL OTOÑO



NO SUENAN COMO AYER LOS VIEJOS TRINOS


¡Cuántas veces no pude abrir la puerta
y la dejé mil noches bien cerrada…!
Y cuántas emprendí una senda errada
para alcanzar una verdad incierta.

Hoy la tarde, al caer, me muestra cierta
que ya el sol se ocultó, y en la enramada
los pájaros no trinan, ni oigo nada
estando mi ventana bien abierta.

No suenan como ayer los viejos trinos,
con el aire armonioso que sonaron,
ni caben ya en mi mente los destinos

de los que ayer conmigo caminaron,
entre espinosos riscos, los caminos…
Ni la verdad que ellos quizá hallaron.


Luis Madrigal






Andreas Scholl ( Wiesbaden, Hesse), 10 de Noviembre del 1967) es un contratenor alemán, es decir  un cantante lírico clásico capaz de cantar en la tesitura de soprano. Está especializado en el repertorio musical barroco.






Cecilia Bartoli (Roma, 4 de Junio de 1966), es una mezzo-soprano con coloratura, de un timbre inusual, especializada en óperas de Mozart y Rossini, que también ha interpretado a Haendel, como puede observarse en el vídeo precedente.


8 comentarios:

María Bote dijo...

HE GOZADO EXTRAORDINARIAMENTE CON LA MÚSICA Y CANCIÓN EN ESTAS DOS VOCES MARAVILLOSAS. GRACIAS.

TAMBIÉN ME HA GUSTADO MUCHO EL SONETO, AMIGO POETA LUIS.

BESOS Y BUEN FIN DE SEMANA

Alicia María Abatilli dijo...

Hablas de un otoño que se va...
No sé, creo que aún no llega, al menos en tus letras.
Siempre me recuerdas a la primavera cuando te leo.
Un abrazo.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola, D. Luís. Encantada de leer ese precioso soneto, en el que queda latente esa añoranza al tiempo que quedó atrás...a la gente que quedó atrás en algún lugar...o tal vez sólo en la memoria. Es muy hermoso, de esos sonetos, sonetos...de los de siempre, de los que nunca pasarán de moda.
Tal vez haya gente que encontraron la verdad, pero...yo creo que no deben ser muchos. El ser humano comienza a ser él cuando madura, cuando es mayor...cuando no tiene tiempo de hacer mejor las cosas. Por lo tanto, no todo el mundo encontró la verdad auténtica, ni se llegó a conocer a sí mismo. Simplemente, viven. Y es que hay que vivir, aprovechar la vida...que es corta. El hoy. Siempre se lo digo. Reciba nuestro fraternal abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Gracias, María, me alegro de que te gustaran las voces de Andreas Scholl y Cecilia Bartoli. ¡Qué cosas puede hacer la técnica en el domino de la voz humana...! Que un hombre, sin perder un ápice de su virilidad, sea capaz de cantar casi como una mujer, y que una mujer, conservando íntegramente su feminidad, pueda cantar, a ratos, casi casi como si fuese un hombre!. Al lado de estos prodigios y de la música de Haendel, mi soneto no es nada de nada. Gracias, de todos modos. Luis

Luis Madrigal Tascón dijo...

¡Ay, Alicia...! No sé lo que podría yo recordarte, pero a veces siento que la Primavera es un mero invento de los poetas, o un producto de literatura. Aquí, en España, y en Madrid de forma harto acusada, pronto estaremos en el Invierno, en el que ya a las seis de la tarde es de noche. Muchas gracias por ese contrapunto, que casi suena a musical, propiamente dicho. Un beso. Luis.-

Candela Martí dijo...

Amigo Luís,
este soneto me ha gustado tanto, tanto... Cala el alma y logra que uno/a se pregunte por tantas cosas pasadas o no realizadas que pesan en nuestro recuerdo. Es uno de los poemas que te he leído que más me ha impactado. Es bello esteticamente, poéticamente, musicalmente (y me refiero asua música interna). Es, en resumen, un poema precioso en todos los sentidos.
Mi admiración, mis felicitaciones y agradecimiento por compartirlo.

Un cordial abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Muchas gracias, Francis, por tus reflexiones. Nunca sabremos, creo yo, si son ellos los que se quedaron atrás, o hemos sido nosotros mismos. El tiempo, es un misterio indescifrable. ¿Tú crees que mis sonetos nunca se pasarán de moda?. En realidad estoy bastante de acuerdo contigo. Nunca podrán pasar porque es casi seguro que nunca podrá conocerlos casi nadie. Un abrazo para tu marido, Juan Manuel, y besos para ti y vuestra niña. Luis.-

Luis Madrigal Tascón dijo...

Querida Candela: Muchas gracias por tus elogios y felicitación, que estimo mucho viniendo de ti. No obstante, hace unas horas presencié un programa de TV: "La 2 para todos", de TVE, sobre la propia estima y seguidamente, en íntima conexión, sobre la mediocridad. El tema se encuentra entre los que personalmente vengo interrogándome desde hace ya tiempo y al que he dedicado algunas reflexiones. Sería imposible recogerlas ahora en un comentario, pero espero poder escribir algo próximamente sobre ello, aquí en el mismo Blog. Si me haces el honor de leerlo, podrás encontrar en ello lo que parece, y yo creo bastante cierto, debo acoger de tus palabras, que no obstante agradezco tanto. Me parece que esto es lo mínimo que siempre debe hacerse. Un abrazo. Luis.-