viernes, 7 de marzo de 2014

NO ESPERARÉ TU LLAMADA



AVE DEL PARAÍSO


Canción azul, Ave del Paraíso,
que vuelas más que vives, encerrada
en tu jaula de oro… La alborada
ya apuntaba en tu cielo… Si Dios quiso

que tu canto llegase a mi alambrada,
he de romper las rejas, sin permiso
de nadie que te oyera antes, ni aviso
que tras el Mar anuncie mi llegada.

Un día iré. Y allá, el rosal florido
que día y noche sube en amalgama,
me dirá que no he errado mi camino.

Yo, subiré despacio, entre la grama,
mirando al cielo azul y blanquecino,
que ha de tornar la noche en una llama.


Luis Madrigal



2 comentarios:

jordim dijo...

Buenos versos.

María Bote dijo...

Precioso soneto blanco, amigo poeta luis.

La música, maravillosa. Gracias y besos.