jueves, 22 de mayo de 2014

AL LEVANTARSE EL ALBA



CINCO INGENUAS SEGUIDILLAS


I

Pajarillo que cantas
tan de mañana:
¿No has visto en el arroyo
correr el agua?


II

Agua que lenta corres,
en el arroyo:
¿No te ha dicho la aurora
que el mar es hondo?


III

Entre ramas, la hoja
verde, suspira:
Quiere que el viento suba
a toda prisa.

IV

Un beso, vuela lejos,
sobre las olas,
a posarse en los labios
de una paloma.


V

Cuando ando senderos,
lento camino.
Cuando quiero volar,
veo mi destino.



Luis Madrigal








Arriba, fotografía de Giulio Bernardi


3 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Hermosa entrada, Luis.
Te leo optimista, me gusta.
Abrazos.

María Bote dijo...

Me encantan las coplillas, Luis; son preciosas y rítmicas, como tienen que ser.

También me gusta mucho escribirlas. Tengo un libro inédito, todo de coplas, coplillas, cantares... "Cancionero de luz" se llama.

Felicidades, amigo y besos de buenas noches

Manuel Enrique Mira dijo...

Sí, es una entrada dulce y amable.
Tengo una buena noticia: Hace un tiempo que cambié las ventanas de casa y, torpe de mi, no caí en que cerraba el paso a mis amigos los vencejos. He estado unos pocos años sin su compañía pero... ¡albricias! este año han vuelto y han encontrado acomodo en el capialzado de la atalaya de mi ventana.
Por las mañanas los oigo y sonrío.
Ya estamos todos en casa.
Un abrazo amigo leonés.