lunes, 9 de febrero de 2015

MÁS DE MEDIA ESPAÑA BAJO LA NIEVE



Y EN MADRID NO CAE NI UN COPO

Resiste noble Villa el aire helado
sin tomar en su mano el duro hielo;
corren los días fríos bajo el velo
y la nieve aún no se ha posado.

Sobre arterias de asfalto iluminado,
bajo el tinte rosáceo del cielo
que las estatuas miran con recelo,
ni un solo copo cae, suave y callado.

Madrid, invierno duro, ayer sin gente,
hoy saturado, es único sin nieve
desde la noche al día, el sol naciente.

Por más que allá en la Sierra se renueve,
no baja aquí una chispa ni en la fuente,
ni en la más alta cima y aún ni llueve.

Sólo frío glacial, sin más se siente.


Luis Madrigal





En la foto de arriba, un árbol del Parque del Calero, en Ciudad Lineal,
alza sus brazos al cielo pidiendo la nieve

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Y aquí el sol nos abate, nos abate y nos abate...
Cosas de los contrarios, los polos, digo, Luis.
Abrazos y arriba el ánimo. El invierno ya se irá.