viernes, 12 de junio de 2015

SIN NACER EL VERANO YA ES INVIERNO



LATE OTRA LUNA TRAS EL MAR


Naciendo está la flor. Sonríe el prado
al ver brillar la luz y alzarse el tallo
de vivo colorido. Enamorado
del pétalo de sol, que nació en Mayo.

El cielo azul se alegra sin desmayo,
viendo como la flor casi ha alcanzado
el cielo y  -en la noche-  la luz hallo
en cobalto tapiz, iluminado

por una luna blanca, que suspira
y envía desde lejos su suspiro
lleno de amor, sin fe pero sin ira.

Nada late, allá lejos, cuando gira
otra luna, que en nada siente el giro.
No puede amar y hacia otro lado mira.


Luis Madrigal






3 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Muchos días me digo que por aquí parece que nada sonríe, ya que el buen tiempo se hace de rogar.
Un saludo.

Francisca Quintana Vega dijo...

Me encantan sus sonetos,D.Luís. Como sonetista clásico es usted único. Mi cordial saludo.

Alicia María Abatilli dijo...

Es tiempo, Luis, de mirar a esa luna con un solo ojo, verás que cada tanto la alegría también gira en ella.
Abrazos.