martes, 11 de octubre de 2016

CUANDO LA TIERRA TIEMBLA




ALZO LA VISTA AL MAR


Alzo la vista al horizonte huido
y, sin quererlo ver, despierto y miro.
Dentro de mí, se escapa aquel suspiro
que habitó entre la lumbre en tiempo ido.

No me duele, al mirar, tiempo perdido...
Ni el que ayer tiré y hoy ya no tiro,
ni me ahoga pensar tal vez deliro
entre brumas del tiempo que no ha sido.

Otra vez, sin querer, quiere mi alma
escuchar el sonido de una lira
que vuela sobre el Mar y no se apaga.

Vendaval sin rugir, ciclón en calma
que acaricia el sentir cuando se mira
y hiere el corazón, pese a no amaga.


Luis Madrigal






No hay comentarios: