viernes, 21 de febrero de 2020

AL PASO DE LOS DÍAS MÁS OSCUROS




ENTRE EL SOPOR Y LA TINIEBLA


Sumida en el sopor,
se ahoga el alma,
sin aire que beber,
sin cielo abierto.
Sin luz y sin calor,
cual peso muerto
que no tiene morada,
ni destino.
Sin ya nada que ver
y sin mirada.
Sin un rayo de sol
en el camino.
Sin un adiós que grite
y sin el pulso
de una voz que escuchar,
que el eco emite.
Nada fue y nada es.
Sólo existencia,
en el curso del tiempo
en que el ser nace
-si nace-
y sin poder, ayer, parar el paso
que hoy conduce a la duda
y que se puebla
del más profundo abismo...
Entre tiniebla.


Luis Madrigal


Madrid, 21 de Febrero de 2020
  

No hay comentarios: