miércoles, 18 de noviembre de 2020

CON ADMIRACIÓN Y EN RECUERDO DE DON MIGUEL DE UNAMUNO


 

TRES ESTROFAS SÁFICAS A LEÓN, MI PATRIA,

CON AMOR, PARA LA ETERNIDAD



 Cuando años y siglos se disuelvan

y en un segundo luz el orbe implote,

en contracción plasmática y rojiza...

yo te veré.

 

Veré otra vez tus calles y tus plazas,

por siempre comprimidas y ya eternas,

en un Big Crunchs final que nos reduzca,

querido León.

 

Y en la inmensa dulzura del Devenir,

di tú  -León de mi alma-  que yo fui

sólo uno más de tus humildes hijos.

Sólo eso he sido.

 

 

Luis Madrigal

 

 



 

 


2 comentarios:

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola, don Luís. Espero que se encuentre bien de salud. Siempre es un placer leerle. Un fraternal abrazo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Gracias a ti, Francis. Eres muy atenta y buena. Saludos a Juan Manuel y Eva María. Estoy tratando de arreglar el estropicio de años pasados (enteros) para situar de nuevo tu Blog y el de María Bote. Un abrazo. Luis Madrigal.-