sábado, 13 de marzo de 2010

EL ÁRBOL QUE HABLÓ CON UN MOLINO



Era un árbol que hablaba, y que sentía
el continuo cantar de aquel molino.
El molino, sabiendo que su trino
embelesaba al árbol, le decía:

"Batalla" -así el árbol atendía-
no te dejes vencer por tu destino...
En busca de agua fresca peregrino,
extiende tu raíz en lejanía.

¡No puedo, "Gracias" -respondía al molino-
el agua ni allá lejos dejó huella...
me abandonó a mi calcinado sino...

No volveré a ver a aquella estrella,
ni la hierba que crezca, ni el camino...
¡Ya no quiero vivir, si no está ella!


Luis Madrigal


Arriba, diseño de nuestra querida colega de Blog, la poetisa y pintora Alicia María Abatilli, de Córdoba, Argentina, cuando vivía en Arroyó Barú (Entre Ríos)

Música de la Sinfonía Nº 44 de Mozart. Andante




7 comentarios:

Man dijo...

Luis, tu soneto me suena muy triste tiene un fondo de la CANSERA "¿Pa qué quiés que vaya?".
¿Estas bien, amigo?

Capuchino de Silos dijo...

Luis: Me encuentro en este rincón muy triste, como tu soneto. Algo te debe ocurrir.

La foto tiene su dramatismo también.

Dime algo, por favor. ¿Qué puedo hacer?
Un fuerte abrazo

Luis Madrigal Tascón dijo...

Mis queridos amigos "C" y MAN: Muchas gracias por vuestr cariño, al preocuparos por mí. eso es, sencillamente, amistads de la buena. Y la amistad, la verdadera no es más que una forma de mor. La más pura de todas sus clase, por estar totalmente libre de toda pasión. Pero, estoy bien, no debéis preocupaeros. A MAN, ya le he visitado en su Blog, con un comentario que temo pueda parecerle impertinente, pero no te enfades, lo digo con sinceridad, pero con mucho cariño hacia Murcia. A "C", voy a visitarla ahora mismo. Un fuerte abrazo a los dos. Luis.-

Mariana dijo...

Pasaba por aquí Luis para dejarte mis cariños.
Sabes que nuestra querida amiga Claudia, ya está ahí...estoy feliz porque ella está felíz...
¡Buen fin de semana!ahh...el árbol y el molino tendrán que saber que buceando en su interior encontrarán el alimento , los recuerdos y las fuerzas para seguir... uno albergando las aves y dándote sombra para que escribas las cosas más interesantes y sabias de la VIDA y el otro nutriendo las praderas para que florezcan las más hermosas flores.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Muchas gracias, Mariana. En cierto modo me ha sorprendido la noticia de que Claudia ya esté en Barcelona. En efecto me había dicho que vendría en Marzo, e incluso creo que la fecha, pero estos últimos casi quince días prácticamente he estado desconectado del mundo y no he tenido ocasión de enterarme de nada. Intentaré conectar con ella si su Blog sigue funcionando como supongo. Ahora misnmo voy a tratar de hacerlo. Un beso, Mariana.

Mercedes dijo...

Un poema muy hermoso pero descorazonador, sin esperanza. Bueno, el poema es el canto del alma, y el alma tiene sus días.
Un abrazo.

Carmela dijo...

La imagen del molino es atrapante para mi.
En la antigua casona de mi padre había un molino .
Cuando el viento soplaba con furia , él iba a trabarlo.
A veces , yo lo acompañaba.Era mágico aquel ritual.
El poema y la imagen traen a mi memoria momentos de la niñez perdidos para siempre .
Gracias por este viaje al pasado!