domingo, 14 de marzo de 2010

EL CANTO DEL CISNE



AL SILENCIO QUE OYÓ CANTAR A UN CISNE

Se oyó en la noche a un cisne, que cantaba,
blanco como la nieve, y que moría
para no ver morir lo que alegría
hubiese sido aquello que soñaba.

El sueño, terminó... El Llanto estaba
postrado en tierra, sin saber que un día
ya nunca sería risa, y volaría
al lóbrego barranco al que asomaba.

Aquel cisne murió y, con su canto
un último suspiro voló al cielo.
La noche, al fin, tendió su negro manto

y, sin estrellas, invisible el vuelo,
el Silencio advirtió que, ya entre tanto,
se había quedado solo sobre el suelo.


Luis Madrigal





4 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Sintiéndose negro todo negro, como el de Tchaikovski en el Lago de los cisnes.
¡Qué bella música! te acompaña.

Un fuerte abrazo

Ángeles Hernández dijo...

Morir por miedo a que no se cumplan los sueños ¿osadía o cobardía?.

Quizás para que algún día se cumplan lo esencial es: seguir viviendo, si no, nunca lo sabremos.

El Blog de Clau dijo...

Me gustó!
Beso
Clau

Esencia dijo...

Exquisitez de versar que gratamente descubro.

con cariño, esencia.