martes, 14 de mayo de 2013

CUANDO, SIN DESPERTAR, DUERME LA VIDA




TODO PASÓ, AUNQUE NO FUERA


No pude atesorar la luz del rayo
que ayer besaba en tu ventana el hierro
que la cubre y defiende… En mi destierro,
su haz busco en la noche y nada hallo.

Ni puedo ver la flor, que alza su tallo
para pintar el prado, bajo el cerro.
No podré ya jamás salvar mi yerro,
ni contemplar el tiempo sin desmayo.

Todo pasó… Fuera sin ser, ha sido
y nada queda ya… Cuanto no fuera,
en su vacío ser dejó un latido

que se estremece aún, como en la era
el grano se retuerce y es molido
para que nazca otra Primavera.


Luis Madrigal



A mis queridas amigas,
las sonetistas Francis Quintana y María Bote,
ambas extremeñas y ambas presuntas únicas lectoras,
con mi gratitud y cariño





4 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Excelente soneto, Luis.
No sé si soy de las "presuntas", sólo sé que te leo.
Cuídate.
Alicia

Francisca Quintana Vega dijo...

¡¡Eso es un buen soneto,D.Luís!...pues claro que sí,(un poco triste pero hoy no le reñiré por eso jaja) que es usted uno de los grandes poetas actuales, seguro. Cuídese mucho, y siga escribiendo, por favor.

Francisca Quintana Vega dijo...

Ah...y preciosa música...la he escuchado y me ha gustado mucho. Saludos

María Bote dijo...

Ayyyyy!!!! Luis, qué maravilla de soneto, en fondo y forma. Gracias, mil gracias por dedicárnoslo, a quienes con devoción, te leemos, amigo maestro de la catedral de la poesía "EL SONETO"

Felicidades y besos. María