viernes, 4 de diciembre de 2009

UN SONETO MIRANDO AL CIELO


ANTE EL CIELO GRIS

No me olvido de ti... Cuento tus horas
tan largas como cortas son las mías.
Te conservo en el aire, y en las frías
mañanas de mi exilio, tú en mí moras.

De la luz y el calor que ahora atesoras
guárdame el fuego azul que ayer sentías,
que cambie por dolores alegrías
y el beso de las flores que enamoras.

Yo no podré sus pétalos de seda
ver, al brillar, ni ya sentir su aroma.
Sólo, en mi triste sueño, una alameda,

de hojas ocres y mustias, siempre asoma
tras la ventana en que mi ser se queda
mirando al cielo gris, bajo una loma.

Madrid, 4 de Diciembre de 2009


Luis Madrigal







6 comentarios:

El Blog de Clau dijo...

Como siempre tus poemas muy lindos Luis.En cuanto a la diferencia entre el libro y el blog, creo que ambos son necesarios,que ninguno reemplaza al otro.El libro es algo "acabado", como que el autor escribió eso,que puede tener mas o menos éxito, en tanto que el blog yo lo siento como más interactivo.

Luis Madrigal Tascón dijo...

La interesante diferencia que señalas, querida Claudia, entre libro y blog, parece cierta, en lo que se refiere al aspecto acabado, casi "petrificado" del libro, que requiere, si hay posibilidad, nuevas ediciones para formular aclaraciones, despejar dudas o establecer puntos de vista diferentes. El blog, en cambio es más dinámico y, tan sólo en días y hasta en horas, se pueden alcanzar todas estas finalidades. Tiene este último, además, la enorme ventaja de su -al menos teórica- lectura inmedita por medio mundo, o hasta por todo el mismo mundo hablante del que escribe. Pero, me parece que hay, además, una diferencia más esencial. Un blog, puede escribirlo cualquier persona, digamos que hoy en día casi todo el mundo (yo también) tiene un Blog. En cambio, no todo el mundo ha escrito un libro, ¿verdad? ¿Por qué será? Sin duda porque la mayoría de los Blog (el mío tampoco) no encontrarían un editor ni aún encomendánsose a la Virgen del Pilar, o a la de Luján, y hasta a "todas las demás Vírgenes", como dijo una vez el General Franco que, pese a ser un militarote, era un gran diplomático, cuando quería y era necesario. En cuanto a lo de "interactivo", este modernísimo concepto parece hacer exclusivamente referencia a las llamadas "ciencias" de la comunicación (o de la información, como se hacen llamar "los periodistas" aquí en España) y, puesto que tales ciencias no existen, ni lo son, en modo alguno (o al menos en lo que antes se denominaba simplemente "el periodismo") el término esencialmente creo debe quedar referido a la Informática, que sí puede considrarse una ciencia, la Cibernética. En este sentido, "interactivo" es lo que permite, o más bien hace mucho más fácil, la interacción entre un sujeto humano y una máquina, porque los seres humanos, entiendo yo, no pueden interactuar, sino comunicarse. Eso desde siempre, y para eso surgió el lenguaje. Me parece a mí "un cuento chino", es decir una mentira más, o bien una "lagarterana disfrazada de obispo", una definición que he visto precisamente en Internet, de un señor que se llama Sheizaf Rafaeli (¡vaya usted a saber de dónde procede este buen hombre!), según la cual la interactividad es "una expresión extensiva que en una serie de intercambios comunicacionales implica que el último mensaje se relaciona con mensajes anteriores a su vez relativos a otros previos". Si no fuese porque esto que te hago llegar no es más que un mero comentario, creo que todo este cúmulo de necedades (y con el permiso u oposición de Pero Grullo) no puede aguantar un simple análisis, lógico y coherente. Por favor, don Sheizaf, más seriedad. Es decir que somos "interactivos" cuando intercambiamos correos electrónicos, llamados e-Mail, y demás posibilidades que nos ofrece este maravilloso medio. Pero, en esencia, nada de ello varía de cuando escribíamos cartas, pese a que una de ellas, entre la Argentina y España, tardase en llegar un mes, o más, y otro tanto la contestación. Sin duda, ya entonces, éramos "interactivos", si bien está claro que a velocidad muy inferior. Bien, querida Claudia. Gracias por haberme enseñado a "navegar" por las aguas de este maravilloso invento que es Internet, pero creo que eso es todo. Perdona también por todo este largo alegato. Un beso. Luis Madrigal.-

Alicia Abatilli dijo...

Sí, el navegar en este mundo te lleva lejos.
Hermoso poema. Regresaré a releerlo.
Un abrazo.
Alicia

El Blog de Clau dijo...

Yo al decir interactivo, tal vez quise dar la idea de "actividad"que siento tiene un blog y en efecto las cartas ya tenían,yo solía escribir a mi abuela que vivía en Francia y uno aclaraba"por avión"porq llegaban más rápido.El ser humano, creo que ya estaba buscando cuarenta años atrás esa rapidez Este creo q fué uno de los grandes logros de internet, de los blogs, los mails y la mensajería de texto, esta posibilidad de contestar y opinar varios en un mismo lugar.Nada reemplaza a nada creo yo, porque el "olor"que tienen una carta y un libro jamás serán reemplazados, esto es solo un medio alternativo y ágil, tal vez una nueva herramienta de esta época.Una tenaza también es una herramienta y no es ni mejor ni peor, es solo eso una herramienta...con esto de los blogs y demás creo que tenemos solo eso, nuevas tenazas.Beso

Taty Cascada dijo...

Añoro las viejas cartas, esos escritos de mis novios perfumados con alguna rosa deshojada, papeles escritos con la emoción transpasada al papel, viendo como cada letra se vestía de nerviosismo, melancolía, alegría o pasión...Añoro esas cartas, hoy somos activos y modernos,el romanticismo está cambiando su expresión, el hombre es más dinámico, fluye en otra dirección...En cuanto al concepto interactivo lo entiendo como una forma de entablar una cierta comunicación directa y rápida con los lectores que aterrizan en nuestra morada virtual.
Interesante mini debate. Un abrazo para ti.

Luis Madrigal Tascón dijo...

Seguramente será como vosotras decís, mis queridas amigas. Cada vez estoy más convencido de que, casi todo, es sumamente relativo. Tan sólo las grandes verdades -y a veces también es racionalmente humano dudar de ellas- son absolutas. Todo lo demás, sin duda queda al arbitrio de la percepción subjetiva. Os deseo, y nos deseo a todos, una fuerte "inteactividad", puesto que ello será signo indudable de que estamos vivos. Un abrazo. Luis Madrigal.-