EN ESPAÑA ES OTOÑO

EN ESPAÑA ES OTOÑO
Que lo sea siempre en paz

lunes, 25 de enero de 2010

HAY QUE VIVIR DE LA ESPERANZA (Tres quintillas atípicas)



A MARGA FUENTES,
EN SU AMARGURA Y DOLOR,
QUE NO CESAN


Que el llanto no nuble el día,
ni las lágrimas oculten
el sol que ríe en lo alto...
Dentro de ti, de un gran salto,
se hará la noche alegría.

No busques donde no hay nada,
sino en el Ser, que es eterno...
De ese lugar, ahora hueco,
resonará fuerte el eco
que hará mañana esperada.

No llores, alza tu vuelo,
que sólo quien muere, muere
y es nuestro sino morir,
para así poder vivir
eternamente, en el Cielo.


Luis Madrigal


Con todo mi cariño.

No dejes de escuchar hoy, querida Marga,
esta sublime Danza que, en honor de los Espíritus Bienaventurados,
compuso el gran músico germano-bohemio
Willibald von Gluck




8 comentarios:

Mariana dijo...

Buen día Luis...me uno a tí en tus nobles sentimientos hacia Marga...
"la esperanza"...¡qué palabra tan llena de significado !...trato de asirme a ella en todos los órdenes de la VIDA...
Cariños y qué pases un día lindo.

El Blog de Clau dijo...

Desde el Río de La Plata mi afectuoso saludo a tu amiga Marga.Es cierto, con esperanza,el dolor aunque no desaparece se sobrelleva mejor.Buen comienzo de semana.
Cariños
Claudia

Alicia María dijo...

Hermoso, Luis.
Cada palabra, es una caricia.
GRacias por Marga y por todos aquellos que hoy viven el dolor.
Abrazos.
Alicia

Man dijo...

Yo no conozco a Marga pero sé que Luis la está animando, la está aupando, la está queriendo, porque Marga está sufriendo, y eso a mi, me basta.
Me uno a vosotros dando mi empujoncico con la esperanza de que Marga sonría.
Un abrazo anónimo, Marga.

Marga Fuentes dijo...

Luis, me rindo ante tanto cariño, tan bella poesía, tanto calor que me estás/están dando todos. Gracias, Mariana, Clau, Alicia María, Man. Gracias, es mucho lo que me dan y tan poco lo que estoy respondiendo.
Gracias, porque estoy a tiempo de reaccionar y lo haré.
La Danza de los bienaventurados espíritus la conozco desde pequeña. Sonaba a menudo en la sala de música de mi casa. Mi padre, claro. Mi padre me la dio a conocer. Bellísima.
A todos un beso de agradecimiento.
A ti, querido Luis, no sé cómo agradecértelo.
Un abrazo muy fuerte,

Luis Madrigal Tascón dijo...

Sólo tienes que rendirte ante ti misma, querida Marga. Sustituir esa amargura, ese hondo y tremendo sentimiento de pena, de aflicción, por el de la esperanza de vivir, en honor a ellos, a los que se fueron y que ya son enteramente felices para siempre. Ellos así lo desean, así lo quieren, precisamente porque te querían. No les hagas "sufrir" a ellos, aunque ellos ya no puedan sufrir. Todos estos buenos amigos, desde Mariana que está en Arrecifes, pero también vivió en el colindante Brasil, donde nace tu Río, que es el mismo de Alicia, que tanto te quiere; Claudia, que es rioplatense como tú, y allí vive, en frente de Montevideo, y Man, este gran hombre,"alegría de la Huerta murciana", aquí en nuestra España, y lleno de energía y de amor a todos sus semejantes. Todos ellos y yo también, aunque tenga que ser el último de todos, pero que estaré siempre contigo aquí en Madrid, donde tú y yo vivimos, deseamos con toda el alma tu bienestar, tu paz y tu alegría. Y rezamos por tus seres queridos y por ti misma todas las noches. No nos hagas sufrir tampoco a nosotros. Un beso, Marga. Luis.-

Capuchino de Silos dijo...

He llegado un poquito tarde, pero aquí estoy.
Marga, asomas tu carita sonriente en el icono, y es tu carita, a pesar de los pesares, la que tengo en mente ahora mismo.Sonriente.
Mi marido, que es un espíritu celeste y yo te tendremos en nuestro pensamiento.
¿Y qué me dices del precioso poema que te ha dedicado Luis? Con él se quitan todos los males.
Delicioso y maravilloso. Envidia le tengo, hija.

Luis Madrigal Tascón dijo...

No exageres, "C". Si tu marido es un espíritu celeste, ha hecho muy bien casándose con un ángel como tú. ¿Te das cuenta, Marga, como te quieren todas las buenas personas? ¿Estás mejor? Recuerda que este próximo Miércoles, nos encontraremos cara a cara, y siempre que tu lo necesites o así lo quieras. No te dejaremos sola nunca, ya lo has visto. Un abrazo a todos amigos. Sois todos puro espítu. Luis.-